Remedios Caseros con Alcachofas

Remedios Caseros con Alcachofas

Las múltiples cualidades curativas de la alcachofa hacen que sea un alimento muy recomendado en nuestra alimentación. Ayuda a mejorar la secreción de bilis, ayudando a la limpieza del hígado, e influye positivamente si tenemos problemas intestinales y estomacales. Veamos unos remedios caseros para estos problemas en los que podemos utilizar la alcachofa. Como todos los remedios caseros, sólo son una parte que nos puede ayudar a mejorar nuestra salud, pero nunca sustituirán las recomendaciones de un médico.

Remedio con alcachofa para el hígado

Se preparan las alcachofas enteras al vapor. Se pica la parte blanda de las hojas y el corazón. Con las alcachofas picadas, se añade aceite de oliva y vinagre. La mezcla se puede usar en sándwiches o mezclado con ensalada.

Remedio de alcachofa para la anemia

Cocinar durante unos minutos la alcachofa y separar el líquido que suelte. A ese líquido le iremos añadiendo avena hasta formar una crema que esté a nuestro gusto en cuanto a consistencia. Esta crema se puede consumir tanto fría como caliente.

Alcachofa como remedio para la retención de líquidos

Hervir un manojo de alcachofas (limpias) en un litro de agua durante diez minutos. Separar y colar. La infusión que resulte se puede tomar fría o caliente un par de veces al día.

Remedio de alcachofa para el hígado graso

Hervir diez minutos en agua 20 gramos de hojas y raíces de alcachofa en un litro de agua. Colar la infusión resultante y endulzar con miel. Tomar dos tazas diarias, antes de la comida.

Son muchas las propiedades beneficiosas que poseen las alcachofas para nuestra salud, tanto cocinadas, en infusión o crudas. Cualquiera de estos remedios, a pesar de ser naturales, no deben sustituir la recomendación de un médico especialista.