Cuidar la piel comiendo

Cuidar la piel comiendo

Una alimentación sana y equilibrada es una de las claves para cuidar la salud de nuestra piel. En verano ésta queda más expuesta al sol y hay alimentos que nos ayudarán a mejorar su salud y aspecto.

 

La alcachofa, un aliado para nuestra piel

Por su efecto drenante, la alcachofa nos puede ayudar a depurar nuestra piel del exceso de grasa que sufre por causa de las cremas bronceadoras, además de complementar otros tratamientos contra la celulitis.

 

Frutas y verduras frescas para ayudar a cuidar la piel

Por el alto contenido en agua que contienen, las frutas y verduras frescas nos ayudan a cuidar nuestra piel hidratándola desde dentro, aportando vitaminas, entre ellas vitamina C que ayuda a la cicatrización y a la protección de nuestra piel cuando la exponemos demasiado al sol.

 

Omega 3, un elemento “muy de moda”

El Omega 3 es otro de los nutrientes naturales presentes en alimentos y que nos ayudan no sólo en el cuidado de la piel sino también en el cuidado de nuestra salud arterial.

 

Cuidar la piel “no” comiendo

No hablamos de dietas en este artículo, hablamos de cuidar nuestra piel gracias a lo que comemos así que también hay que tener en cuenta nuestros hábitos alimentarios para evitar, en la medida de lo posible, aquellos que no nos hacen bien. Un ejemplo es el alcohol, que causa la deshidratación de la piel provocando su envejecimiento acelerado.

Durante la época estival hay que prestarle especial cuidado a nuestra piel ya que está más expuesta al sol, al calor, etc. Es por ello que una pequeña ayuda cuidando los alimentos que consumimos nos ayudarían a prevenir su “castigo” durante el verano.