En un mundo de corazones, la variedad importa